Las nuevas tecnologías han influido sobre los contenidos y la forma en la que los creamos, los compartimos, los comunicamos y accedemos a ellos. Todo resulta fácil, la tecnología nos permite hacer muchas cosas; pero lo que permite y facilita la tecnología, no siempre lo permite la legislación.